El Ayuno como terapia

El Ayuno como terapia
Escucha el artículo

¿Qué es la ayunoterapia y cómo funciona?

El ayuno es uno de los métodos más usados para depurar el organismo y tratar
enfermedades que con los años se vuelven crónicas. El propio acto de ayunar
desencadena una serie de fenómenos de orden fisiológico que permiten al
organismo autorregularse o reaccionar en su propio beneficio. Por ello, se practica
con el objetivo de limpiar o reconfigurar el organismo para que éste recupere la
vitalidad.

A lo largo de la historia se han conocido diversas prácticas médicas y espirituales
que empleaban el ayuno para estimular el desarrollo físico y mental de las personas.
No solo la cultura católica, también las culturas precolombinas y mesoamericanas
usaron el ayuno como un medio divino de purificación. Los países asiáticos y todo el
mundo árabe actualmente conservan prácticas anuales de ayuno en sus
costumbres y tradiciones.

El espectro de formas, métodos y maneras correctas de ayunar es bastante amplio, de
acuerdo a las características y/o padecimientos individuales. Existe la falsa creencia
que llevar a cabo algún tipo de ayuno, significa ¨pasar hambre¨. Sin embargo,
ayunar es simplemente dejar de consumir voluntariamente determinados alimentos
sólidos para provocar o activar reacciones específicas en el organismo. También
frena el consumo de bebidas que pueden resultar tóxicas como el café, los tés, las
bebidas estimulantes y alcohólicas.

Como bien sabemos, actualmente algunas formas de ayuno se han orientado a
moldear o trabajar el cuerpo con un propósito puramente estético. Es importante
informarse al respecto; la aplicación del ayuno también se ha utilizado desde
siempre con fines terapéuticos. En este último caso, contando con la asesoría de un
terapeuta o médico experto en tales tratamientos.

¿Qué tipos de ayunos se pueden hacer?

ayuno intermitente

Varias terapias naturales aconsejan e incluyen los ayunos como sistema de
curación, purificación, regeneración o simplemente para mejorar la salud en general.
Las modalidades pueden variar según el período de tiempo en que se aplique. Entre
algunos ejemplos se encuentran: el ayuno corto (por unas horas al día), ayuno de
24h o periódico (sólo 1 día a la semana), las curas de ayuno (con jornadas de 3 a 5
días y hasta semanas o meses), el ayuno intermitente (alternando las 12 horas de
ayuno con horarios en los que se ingiere algún alimento sólido), etc.

También varían de acuerdo al tipo de líquidos y las porciones de estos que se
tomen. Puede ser un ayuno total, en el cual solo se beba agua. Otros recomiendan
el consumo de infusiones con cierta frecuencia al día y con un fin terapéutico.
También algunos ayunos incluyen bebidas mucilaginosas, como el agar-agar, la
borraja, los higos…. Esto permite eliminar toxinas, regular el colesterol, ayudar al
tracto intestinal y mejorar el estreñimiento. En otros casos, como el ayuno
terapéutico Buchinger, se toman caldos, zumos o infusiones y se atiende al cuidado
integral de la persona. En la cura de Gerson abundan las lavativas. Y, en la cura del
sirope de arce, recomendada por algunos naturópatas, se emplea el sirope de savia

de arce y palma mezclado con zumo de limón; ayuno muy difundido entre una parte
de la población por su sencillez y efecto limpiador.

La duración del ayuno y la manera de aplicarlo es totalmente personal y debería
estar recomendado por alguna persona capacitada para ello. También el tipo de
alimento que se suprime o consume, el rigor que se aplique, las horas de descanso
y las actividades físicas o mentales complementarias deberían ser consultadas con
un especialista para obtener el mayor beneficio posible. Factores como la estación
del año en que se lleve a cabo el ayuno, las enfermedades previas, el consumo o no
de medicamentos de forma periódica, además de las condiciones físicas y mentales
particulares de cada individuo; determinaran el modo y el resultado de la práctica del
ayuno.

Recordemos que el cuerpo cuenta con suficientes reservas para permitirse este tipo
de practica. No obstante, la persona que lo emplee debe informarse correctamente
para no llevarlo a extremos innecesarios. Algunos grupos humanos nómadas y en el
propio reino animal encontramos especies que ayunan durante ciertas actividades o
períodos del año como algo natural en su proceso de subsistencia.

Sin embargo, no es recomendable comenzar cualquier tipo de ayuno cuando la
persona se halla por debajo de su peso. Evidentemente, tampoco deben practicarlo
aquellas personas que sufren algún tipo de anorexia.

Beneficios del ayuno para la salud

Los alimentos que consumimos nos aportan calorías y nutrientes necesarios para la
supervivencia. Este aporte calórico está dado principalmente en glúcidos, lípidos y
proteínas, además de las sales y vitaminas necesarias. A través de la digestión el
organismo asimila por diversas vías estas sustancias que luego de un proceso, las
transforma en energía vital para su funcionamiento. El mecanismo implica la
ingestión intermitente de nutrientes. Durante los ayunos, al anular el consumo
sólido de alimentos, el organismo usa las reservas de nutrientes especialmente los
lípidos e hidratos de carbono; siendo los lípidos la reserva energética más
importante.

Por un lado, el ayuno ayuda a conocer e indagar en las características y los límites
de la propia persona. El consumo fluido de agua permite regular el medio interno
celular. Entre los beneficios se encuentra que mejora padecimientos derivados de la
obesidad, como la hipertensión o las malas rutinas alimentarias. Además, puede
combatir estados de arteriosclerosis y ciertas patologías digestivas. Como reacción
natural del organismo estabiliza el microbioma humano y disminuye las reacciones
mediadas por partículas víricas. También se estimula la capacidad defensiva a nivel
celular. Los ayunos se muestran eficaces en ciertas enfermedades reumáticas,
alergias y alteraciones dermatológicas.

El ayuno es considerado una técnica curativa ancestral muy importante dentro del
ámbito de la medicina naturista. Por ello, su estudio y práctica se incluyen en la
temática de algunos de nuestros cursos de formación y terapias. En nuestra web
podrás informarte mejor sobre las posibilidades de su aprendizaje.

Curso de trofoterapia y ayuno

DESCUBRE NUESTRO CURSO DE TROFOTERAPIA Y AYUNO

El blog de Heilpraktiker Institut
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad