Hierbas aromáticas y medicinales. Eneldo, estragón y té de limón o lemongrass: sus propiedades y usos

Hierbas aromáticas y medicinales. Eneldo, estragón y té de limón o lemongrass: sus propiedades y usos
Escucha el artículo
Comparte en:
Cursos 21 -22

¿Sabías que muchas especias o hierbas aromáticas que usas para condimentar los alimentos, también tienen propiedades medicinales y curativas?

En estos tiempos que corren, en los que la información está accesible de forma tan inmediata, es una verdadera fortuna poder educarse e informarse sobre todos los recursos disponibles que potencian la buena salud.

Existen métodos naturales, económicos e interesantes para armonizar el organismo y reforzar las defensas cuando se está enfermo. Además de las costumbres que han existido toda la vida respecto a cómo curarse con hierbas, en la actualidad muchas personas han desarrollado un amplio conocimiento sobre las plantas aromáticas y medicinales. Esta sabiduría científica y popular se ha difundido a través de ciencias como la Botánica, la Fitoterapia, la Aromaterapia, la Herbología y la Naturopatía en general.

¡Volver a la naturaleza! Este es un lema que implica una cierta visión de la vida, muy interesante para los tiempos que nos han tocado vivir. Buscar en la auténtica riqueza natural la fuente de vitalidad y energía, las vitaminas, los minerales que previenen y curan todo lo que pueda dañar el funcionamiento del cuerpo humano.

Para ello, podéis inspiraros y comenzar a investigar con este trío de plantas top en el mundo gastronómico. El eneldo, el té de limón y el estragón; hierbas aromáticas que dan el punto gourmet a las comidas y además nos cuidan.

El eneldo: milagroso y divino

Eneldo

Anethum graveolens es una planta aromática muy popular en Europa, en especial en los países nórdicos y bálticos. Actualmente, su consumo es tan conocido que ha llegado a todos los confines del planeta.
La planta de eneldo se caracteriza por tener un tallo fino, la raíz delgada, las flores y hojas muy pequeñas y aromáticas. Sus ramas son de color verde y las flores amarillas. Puede consumirse fresca y seca en el ámbito culinario (seca es más aromática).

Esta planta es muy apreciada por su variada gama de propiedades aromáticas y medicinales. En el mundo gastronómico sus ramas y hojas se usan para aliñar pescados, ensaladas, condimentar sopas y cremas; aportando frescor y originalidad. Es un componente de la salsa verde. También combina muy bien con las ensaladas de pepino y aguacate, en los purés de patata, y con la remolacha, el tomate y la judía verde. La gastronómica es su aplicación más frecuente, siendo muy común su uso (semillas) en los preparados de encurtidos, como el de pepinillos, al parecer reduce la acidez de la conserva.

Entre los tantísimos dones que tiene esta hierba, encontrarás que es rica en potasio, fósforo, calcio, vitamina A, C y B. Según señalan algunos estudios, es antioxidante y cuenta con flavonoides que le otorgan propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Dicen que antaño, los gladiadores se untaban con aceite eneldo (macerado) para resistir mejor el combate.

Además de condimentar, ayuda a regular el intestino en el estreñimiento y facilita la regla, por lo que no conviene durante el embarazo ni en la lactancia. Es un sedante natural muy solicitado en productos de cosmética y contra el insomnio. Por ser antiespasmódico, se usa para problemas digestivos y de flatulencias. Otra cualidad es la de ayudar a expectorar. Estimula el sistema inmune por su alto contenido de vitamina C y alivia las hemorroides. Se pueden masticar alguna semilla para eliminar el mal aliento, pero cuidado porque da sueño.

A las personas con epilepsia, alergias y gastritis no les conviene.

Lemongrass o té de limón, la estrella de la gastronomía asiática

Lemongrass

Otra protagonista en el dossier de hierbas top es el Cymbopogon citratus o té de limón. Es una planta parecida al puerro, pero con hojas más delgadas y finas. Es de color verde y tiene un agradable aroma de limón.

Se ha conocido en todo el mundo por ser un ingrediente clave de muchas tradiciones culinarias asiáticas. Es un condimento frecuente en sopas, mariscos y pescados; los tallos sirven de brocheta para el asado de gambas. Contiene minerales y vitaminas A y C, ácido fólico, cobre y magnesio.

Aunque estéticamente no es una planta muy vistosa, sorprende que sea tan rica en propiedades medicinales. Es por ello por lo que ha sido muy utilizada en la industria de la cosmética. El té de limón es energizante y antioxidante (extracto acuoso).

En la medicina tradicional asiática sus hojas se toman en infusión, solas o combinadas con otras plantas, para cuidar las funciones del colon y el duodeno, produciendo un suave efecto sedante. Se le atribuyen cualidades que facilitan la desintoxicación del cuerpo. En los últimos tiempos se ha recomendado como fórmula détox.

También la emplean en gárgaras para tratar las molestias de la garganta, o mezclada con otras plantas (hoja de bergamota, o raíz de jengibre…) para sudar en caso de fiebre por resfriados.

Estragón, el dragoncillo que mejora la digestión

Estragón

Seguramente habéis visto este condimento en las tiendas sin sospechar lo maravilloso que puede ser.
La Artemisia dracunculus o estragón es una planta de color verde oscuro, con tallos finos y hojas pequeñas que aparecen de forma alternada. Las flores se disponen en espigas de color amarillo, no rebasa el metro de altura. Tiene un sabor amargo, sutilmente picante. Puede llamársele Dragoncillo, pues antiguamente se usaba como remedio contra las picaduras de serpientes.

Por supuesto que tiene un aroma singular, casi exótico, lo que nos inspira a ponerlo en pastas, queso fresco, tortillas, revoltillo de huevo con tomate, ensaladas de col, puerro al vapor, sopas de verduras y como ingrediente de la ensalada rusa. Quizás sabréis que es el componente por excelencia de muchas salsas de tradición francesa y rusa. Por mencionar algunas, seguro te sonarán la salsa tártara, la bearnesa y la gribiche.
Lo inesperado de esta hierba son las numerosas propiedades medicinales que posee. La primera es que despierta el apetito y estimula la función digestiva. Se utiliza como remedio contra los gases y flatulencias porque limpia los intestinos de hongos patógenos (cándida albicans, aspergillus fumigatus…). El té de estragón ayuda a mejorar los efectos de las digestiones pesadas, pero un exceso puede producir vómitos.
El estragón contiene potasio, hierro, magnesio y vitaminas A, C y B. Puede prevenir ciertas úlceras de duodeno puesto que contiene nerol.
También puede ser útil en la regulación del ciclo menstrual, aunque no es su principal uso. Además, presenta propiedades antiinflamatorias y analgésicas que ayudan a bajar el dolor de muelas (enjuagues), quita el hipo y relaja las tensiones.

Lee, infórmate y aprende a usar remedios naturales que te fortalezcan el sistema inmune y todos los órganos del cuerpo. Un cuidado sistemático y una dieta rica es la mejor prevención contra enfermedades. Este conocimiento es una inversión a largo plazo para mantenerse felizmente saludable. Sin embargo, recuerda que, para un uso seguro de cualquier planta, debes consultar las cantidades, proporciones y forma de prepararlas a un experto, y adquirirlas en un comercio especializado.

“El eneldo, el té de limón y el estragón mejoran el sabor y aroma de las comidas, a la vez que armonizan las funciones nerviosa y digestiva”

curso de  naturopatía

DESCUBRE NUESTRO CURSO DE NATUROPATÍA

Comparte en:
El blog de Heilpraktiker Institut
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad