El silencio y el estrés

Llevamos demasiado tiempo los humanos conviviendo con la inquietud y la inestabilidad, las causas son tan variadas que nos es difícil señalar si esas o aquellas son las más perjudiciales. Los antropólogos así como sociólogos y biólogos nos están diciendo que en escasos años viviremos y trabajaremos con formas tan nuevas que algunas todavía no tienen nombre y no han sido creadas. En poco tiempo los humanos estaremos de lleno en una sociedad diferente a la conocida, y no es casual, que los filósofos también digan que habrá que analizar y profundizar las nuevas realidades, las cuales afectaran a las personas tanto en su vida personal como en la social.

La realidad de un presente cambiante e inestable y la inquietud que produce el futuro más cercano crea dudas, miedos e inseguridades en las personas y creando sociedades poco solidas, ha esta realidad, la conocemos por estrés. Cuando padecemos el estrés demasiado tiempo, este altera de manera directa a la homeostasis (biológica fisiológica y emocional) del organismo. La OMS ya nos advirtió que el estrés es lo que  más vamos a sufrir las personas en este siglo XXI.

Los ciudadanos que convivimos en esta casa común llamada Tierra, sabemos por experiencia individual o ajena que el estrés es la antesala de enfermedades psíquicas y emocionales, que pueden derivar en alteraciones de las células y en el mal funcionamiento de estas. Las personas necesitamos encontrar con cierta premisa un tiempo para escuchar el silencio, hay demasiado ruido externo a nuestro alrededor, el cual hace crecer un nocivo ruido interno en el cerebro. El silencio regala quietud mental, sosiego de espíritu, fortalece la reflexión personal y activa la motivación, solo así podremos afrontar los desafíos de los nuevos tiempos, que están repletos de inseguridad e inquietud pero también de esperanza. El estrés, con el silencio interior se desvanece.

Las personas buscan tener una buena salud del psiquis y del soma con la práctica de todo tipo de técnicas y métodos,  para encontrar el equilibrio intrínseco  y defenderse del estrés, son técnicas que dan excelentes resultados, pero no son suficientes. Nos hace falta a muchos ciudadanos de esta sociedad globalizada, tener un mayor contacto y dialogo silencioso con la naturaleza, para armonizar nuestros ritmos circadianos, nuestros horarios laborales, así como el tiempo dedicado a la familia, con las leyes que rigen a la naturaleza de la cual somos parte. Romper el movimiento coherente de nuestras células y su campo biofotonico no hace otra cosa que debilitar la homeostasis (biofisiologica, emocional y energética), y más pronto que tarde aparecerá el estrés o la enfermedad. La sociedad moderna vive y fomenta el estrés. ¿Queremos vivir de esta manera?

El silencio y las curas de aire en espacios naturales (leer el artículo: La efectividad terapéutica de las curas de aire en el estrés) son el mejor apoyo para cualquier tratamiento médico que se esté siguiendo para superar los efectos del estrés, y también es la mejor prevención para alejar los ruidos y las tensiones que desestabilizan el funcionamiento del cerebro. El silencio y las curas de aire armonizan con naturalidad los ciclos circadianos de las personas y las leyes naturales que nos rigen. Cuando se practican estos dos actos tan sencillos, el ser humano tiene conciencia de que protege su salud y que se reencuentra con una sensación de paz y libertad genuina. Eckhart Tolle en su libro “El silencio habla” dice: El equivalente del ruido externo es el ruido el ruido interno, el equivalente del silencio externo es la quietud interna.

Texto: Semi Colominas. Terapeuta naturista y manual experto en Quiromasaje 

Share Button

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies